Seguridad activa y pasiva en los vehículos ¿Qué es?

Cuando hablamos de seguridad activa y seguridad pasiva en los vehículos, estamos refiriéndonos a los elementos que aunque cumpliendo funciones distintas, se encargan de proteger y mantener seguros a los ocupantes del vehículo.

El consumo de los motores, el diseño, la comodidad, Etc., son elementos que han evolucionado muy rápido en la historia de la automoción, pero sin duda, son los elementos de seguridad, los más importantes pues son los que salvan vidas.

Pero ¿En qué se diferencia la seguridad activa de la pasiva?

Cada día ocurren miles de accidentes de diferente consideración en el mundo. Estos accidentes se han ido estudiando y analizando sus causas, los efectos en los ocupantes y peatones. Con esta información, los organismos internacionales formulan las normativas que los fabricantes de vehículos de todo el mundo deben de seguir para fabricar sus vehículos.

Estas normativas persiguen un único fin, velar por la seguridad de los ocupantes y peatones, tanto de forma activa como pasiva.

En este artículo vamos a intentar explicar de forma sencilla y resumida, que elementos intervienen en la seguridad de un vehículo, y que tipos pertenecen a cada categoría.

Seguridad pasiva en los vehículos

Son elementos que no dependen de la intervención directa del conductor para accionarlos, y están encaminados a minimizar los posibles daños a los ocupantes del vehículo en caso de accidente.

El chasis y la carrocería

A diferencia de los vehículos antiguos, los modernos chasis y carrocerías están diseñados en bloques que absorben la energía del choque de forma diferente entre ellos.

Se crea así una zona segura en el habitáculo en donde viajan los ocupantes, absorbiendo la mayor parte de la energía generada en la colisión lar partes externas a este habitáculo.

Las lunas o cristales del vehículo

Los cristales están diseñador para que en caso de accidente, no generen astillas o fragmentos cortantes que pongan en peligro a sus ocupantes.

Las ventanillas se realizan en un material más débil que los parabrisas para facilitar la salida del vehículo en caso de bloqueo de las puertas.

Los cinturones de seguridad

Es el elemento que nos mantiene en el asiento en caso de accidente, impidiendo que por la fuerza de la inercia salgamos despedidos del vehículo o impactemos con el parabrisas.

El cinturón de seguridad reduce a la mitad el riesgo de muerte en caso de accidente. En caso de vuelco, reduce hasta en un 77% el riesgo de muerte.

La velocidad es importante, pero no es necesario que vallamos a mucha velocidad para que el cinturón nos proteja, a tan solo 50 km/h la colisión equivale a caer desde un segundo piso, y a 80 Km/h, en una colisión frontal puede terminar en muerte o lesiones muy graves para el usuario.

Los airbags

Es un sistema que en milisegundos infla y desinfla una bolsa que amortigua y absorbe la energía cinética acumulada por el pasajero, evitando que choque con partes del vehículo susceptibles de causar lesiones.

Los airbags se sitúan en diferentes zonas del vehículo, volante, salpicadero, laterales del vehículo, Etc.

Protegen según en donde están colocados, la cabeza, el costado, incluso las rodillas.

Su mayor efectividad se alcanza al usarlos en combinación con el cinturón de seguridad.

 

Seguridad pasiva: Los airbag
Seguridad pasiva: Los airbag

Los reposacabezas

Los reposacabezas son elementos diseñados para proteger las cervicales frente a colisiones que se producen en la parte trasera del vehículo, y en menor medida frente a las que se producen en los laterales del mismo.

Para alcanzar su mayor efectividad y protección, deben de ir ajustados a cada persona.

Seguridad activa en los vehículos

En el caso de la seguridad activa, los elementos de esta categoría están encaminados a evitar el accidente. Esta categoría podemos diferenciarla según sean elementos estructurales del vehículo como los neumáticos, iluminación, frenos, suspensión Etc. o elementos de las denominadas “Tecnologías eSafety” que en los últimos años están teniendo un gran auge. Estos elementos de seguridad activa se accionan de forma automática o sin la intervención del conductor, como el caso del Sistema Anti Bloqueo (ABS) o la alerta del cambio involuntario de carril.

Pero vamos a describirlas con más amplitud.

Seguridad activa: Elementos estructurales del vehículo

El sistema de frenado

El sistema de frenado nos permite detener el vehículo en caso de emergencia y adecuar la velocidad del mismo a la circulación. En la actualidad el sistema de frenado es redundante, normalmente intervienen más de un sistema, para el caso de que alguno falle o se necesite para un caso concreto, como puede ser el (ABS)

Los neumáticos

Los neumáticos son el único punto de contacto de nuestro vehículo con el asfalto o pavimento por el que circulamos. Por ello hay que mantenerlo en optimas condiciones, tanto en lo que respecta a su dibujo, como a la presión de aire, revisando que no tenga daños producidos por los bordillos o fisuras de ningún tipo.

La dirección

La dirección es el sistema por el cual realizamos la correcta maniobra del vehículo. Golpear bordillos o conducir por caminos rurales o en mal estado puede desequilibrarla, por lo que es recomendable revisarla cuando notemos vibraciones o que el vehículo no mantiene la trayectoria de forma óptima.

La suspensión

La suspensión no solo aporta comodidad a los ocupantes del vehículo, también es la encargada de mantener un perfecto contacto entre los neumáticos y el pavimento por el que circulamos.

La iluminación

Ver por donde circulamos en perfectas condiciones, y en cualquier tipo de escenario meteorológico es imprescindible, pero igualmente importante es ser vistos por otros conductores y peatones.

Seguridad activa: “Tecnologías eSafety”

Sistema antibloqueo de frenos (ABS)

Reduce la distancia de frenado manteniendo la capacidad de cambiar de dirección para evadir obstáculos, ya que no bloquean las ruedas.

Programa electrónico de estabilidad (ESC) o (ESP)

Sistema antivuelco que combina la información relativa a la velocidad de cada una de las ruedas, la posición del volante y la posición del pedal de aceleración, la cual procesa en fracciones de segundo corrigiendo los valores necesarios para mantener la estabilidad del vehículo.

Control de presión de los neumáticos.

Nos avisa de la perdida de presión de los neumáticos, evitando así problemas de control del vehículo por un pinchazo, o por una presión inadecuada en los neumáticos.

Control de velocidad activo (ACC)

El (ACC) o sistema de control de velocidad activo y adaptativo, permite fijar una velocidad de crucero o constante, además de permitir al conductor fijar esta velocidad en base a las condiciones reales del tráfico.

Algunos sistemas (ACC) pueden incluir elementos adicionales, como por ejemplo, avisar al conductor de que el vehículo que le precede a frenado bruscamente.

Sistema de frenado de emergencia automática (AEB)

El AEB es un sistema con capacidad autónoma de frenar el vehículo cuando va a ocurrir un accidente y el conductor no se ha percatado de ello. Es decir, si el sistema detecta que existe un alto riesgo de que vaya a suceder la colisión, el coche frena por sí solo

Alerta por cambio involuntario de carril

Este sistema nos avisa ante un posible despiste por parte del conductos, de que estamos invadiendo el carril contrario. Se acciona si estamos cambiando de carril sin haber activado el intermitente y a partir de una cierta velocidad, normalmente entre 60 y 80 Km/h

 

Si necesita revisar, pintar o reparar su vehículo, pidamos presupuesto sin compromiso

Puede solicitar cita previa en los teléfonos:

Tlf: +34 971 90 30 23
Tlf: +34 635 47 63 32

O solicitar un presupuesto rápido haciendo clic aquí.

Esperemos contar con su visita, estamos en:

Gran Via Asima Nº 28 – C

07009 (Polig. Son Castelló)

Palma de Mallorca – Baleares

(Clic aquí para ver la dirección en el mapa de Google)

Nuestro horario:

De Lunes a Jueves:
De 08:00h a 13:00h y de 15:00h a 18:00h

Viernes:
De 08:00h a 13:00h y de 15:00h a 17:00h